5 Elementos fundamentales para la Nutrición Infantil

Show all

5 Elementos fundamentales para la Nutrición Infantil

Una dieta saludable ayuda a los niños a crecer y a aprender. Una buena nutrición infantil previene la obesidad y las enfermedades relacionadas con el peso, tales como la diabetes e hipertensión.

Durante los primeros cinco años de vida el cerebro de un niño crece hasta en un 85%, por lo que la nutrición y otros elementos, como la estimulación temprana, afecto y ejercicio, determinarán la programación metabólica del menor para siempre, de acuerdo con el Dr. Eduardo Álvarez Vázquez, pediatra neonatólogo y ex presidente de la Asociación Mexicana de Pediatría.

En este sentido, es indispensable que tanto los padres como los especialistas en salud infantil, atiendan a cinco factores de la nutrición por su impacto en el desarrollo y crecimiento de los niños, explica el Dr. Álvarez:

1. Leche materna. La lactancia exclusiva durante la infancia protege a los bebés de infecciones respiratorias y gastrointestinales, promueve un crecimiento adecuado, y está asociado de forma positiva con el desarrollo cognitivo y con la función inmunológica

2. Bajo consumo de ácidos grasos Omega 3. El DHA (ácido docosahexaenoico) es un neuronutriente fundamental para desarrollar diversas funciones intelectuales, así como diversas funciones ejecutivas cerebrales. Están presentes sobre todo en fórmulas infantiles y en leches de crecimiento, así como en el pescado y otros productos del mar.

3. Anemia por deficiencia de hierro. Tiene un impacto negativo sobre eldesarrollo mental; si los niños la padecen durante los primeros dos años de vida, su desarrollo cognitivo es más lento y tienen menor desarrollo psicomotor. Por lo que una dieta rica en este mineral puede prevenirlos.

4. Deficiencia de vitamina D. La insuficiencia impacta en la producción de insulina, regulación de la presión arterial, en el crecimiento y diferenciación celular, desarrollo neuronal, fuerza muscular y la respuesta inmune, entre otros. Por lo que es necesario retomar las fuentes de la misma, como la exposición a la luz solar o suplementos alimenticios.

5. Sedentarismo. Es fundamental que desde pequeños, se inculque en los niños el gusto y hábito de realizar actividades físicas, como el ejercicio, para prevenir futuras enfermedades relacionadas con el sobrepeso.

En este sentido, es responsabilidad compartida de los padres y especialistas informarse adecuadamente para prevenir una mala nutrición infantil y sus graves consecuencias, como la anemia y la desnutrición.

Una dieta saludable ayuda a los niños a crecer y a aprender. Una buena nutrición infantil previene la obesidad y las enfermedades relacionadas con el peso, tales como la diabetes e hipertensión.

Durante los primeros cinco años de vida el cerebro de un niño crece hasta en un 85%, por lo que la nutrición y otros elementos, como la estimulación temprana, afecto y ejercicio, determinarán la programación metabólica del menor para siempre, de acuerdo con el Dr. Eduardo Álvarez Vázquez, pediatra neonatólogo y ex presidente de la Asociación Mexicana de Pediatría.

En este sentido, es indispensable que tanto los padres como los especialistas en salud infantil, atiendan a cinco factores de la nutrición por su impacto en el desarrollo y crecimiento de los niños, explica el Dr. Álvarez:

1. Leche materna. La lactancia exclusiva durante la infancia protege a los bebés de infecciones respiratorias y gastrointestinales, promueve un crecimiento adecuado, y está asociado de forma positiva con el desarrollo cognitivo y con la función inmunológica

2. Bajo consumo de ácidos grasos Omega 3. El DHA (ácido docosahexaenoico) es un neuronutriente fundamental para desarrollar diversas funciones intelectuales, así como diversas funciones ejecutivas cerebrales. Están presentes sobre todo en fórmulas infantiles y en leches de crecimiento, así como en el pescado y otros productos del mar.

3. Anemia por deficiencia de hierro. Tiene un impacto negativo sobre eldesarrollo mental; si los niños la padecen durante los primeros dos años de vida, su desarrollo cognitivo es más lento y tienen menor desarrollo psicomotor. Por lo que una dieta rica en este mineral puede prevenirlos.

4. Deficiencia de vitamina D. La insuficiencia impacta en la producción de insulina, regulación de la presión arterial, en el crecimiento y diferenciación celular, desarrollo neuronal, fuerza muscular y la respuesta inmune, entre otros. Por lo que es necesario retomar las fuentes de la misma, como la exposición a la luz solar o suplementos alimenticios.


5. Sedentarismo. Es fundamental que desde pequeños, se inculque en los niños el gusto y hábito de realizar actividades físicas, como el ejercicio, para prevenir futuras enfermedades relacionadas con el sobrepeso.

En este sentido, es responsabilidad compartida de los padres y especialistas informarse adecuadamente para prevenir una mala nutrición infantil y sus graves consecuencias, como la anemia y la desnutrición.